6.12.13

Cuento de navidad





30 comentarios:

  1. Que llorera acordándome de la mía. Gracias :________)

    ResponderEliminar
  2. Blandito me has dejado... amor para todas las yayas!!

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado mucho esta tira, y he recordado a mi yaya, que hacía unos macarrones de muerte ^_______^ Me gusta mucho tu estilo, así que he ido a tu blog a cotillear, y de paso te sigo :D

    ResponderEliminar
  4. me alegro mucho que os haya gustado!

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. ohhhh me quedé haciendo puchero :___(

    ResponderEliminar
  7. Joer que bonito...creo que hoy nos has ganado un poco más a todos. :____(

    ResponderEliminar
  8. Uno se despierta por la mañana pensando que es un tío duro, lee esto y craca. ¡Pero qué bonico! (Es mentira, nunca he pensado que fuera un tío duro). Genial historieta :_)

    ResponderEliminar
  9. Mola!

    Muy importante el grosor de la rebanada: muy gruesas y habrá demasiada leche, muy delgadas y solo habrá huevo.

    ResponderEliminar
  10. Mucha ternura... y fallos de racord. Busca las siete diferencias :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja siempre va a haber fallos de racord porque soy muy vaga para mantener los elementos, sobre todo cuando hago las cosas de gratis. Soy consciente del delantal mágico que aparece y desaparece según me da el punto. ;)

      Eliminar
  11. u.u ahora me acuerdo yo de mi yaya y me da la llorera...

    ResponderEliminar
  12. Tierno, precioso... con la garganta encogida aún. Felicidades ^^

    ResponderEliminar
  13. Mi abuela también era tan entrañable, me ha encantado! ^^ gracias!

    ResponderEliminar
  14. Me mataste de una manera muy hermosa :)

    ResponderEliminar
  15. :') mi abu me enseño a hacer amburguesas rellenas y ñoquis... ahora tiene alseimer en un asilo y ni me recuerda, pero yo que si a ella, hecho de menos esos tiempos cuando me escapaba a su casa...

    ResponderEliminar